¡Usted no lo haga!

La triste historia de las Palmas de Cocalán

Claro, un noble e inocente extranjero (o incluso chileno), puede tener la brillante idea de salir por el día de Santiago y piensa en esa exótica miel de palma que alguna vez probó y que dejó de comer por temor a que sólo por su glotonería chilito se quedara sin palmas. Y zás, la conciencia ambiental que han forjado en nosotros nos hace decir entre copas: “Hey, ¿y si vamos mañana a las Palmas de Cocalán?”. Los demás se suman colgados de su espíritu de aventura (es decir, en este caso más precisamente, de no planificar) y al otro día a las 8 de la mañana ahí están los exploradores. Listos. Parten, se pierden un poco y es divertido, tienen mucho para hablar y llevan bastante comida para hacer un buen pic nic en las palmas. Uno de los compañeros de ruta saca a la luz su lado empollón y cual mateo empieza a contar que la cuenca de Colacán es uno de los pocos lugares en donde la palma es abundante. Y no, no dice “las Palmas de Cocalán”, dice: Jubaea Chilensis. Como todo buen ratón de biblioteca recibe una broma burlesca y todos siguen camino. Las tripas de la tripulación comienzan a manifestarse: hambre y sed en aumento notable. ¡El letrero que anuncia que las Palmas están cerca! Están salvados. Siguen un camino que ahora es de tierra y  está en mal estado y el organismo rebota sin misericordia: tripas, hambre y sed juntas. Más de media hora avanzando y llegan al final del camino. Están frente al portón del fundo de la Hacienda de las Palmas de Cocalán. Portón feo, poco amable y con un monumental candado. Antes de dicho portón hay una pequeña casa al borde del camino, dos de los tripulantes se bajan de la nave y llaman a ver si alguien sale al encuentro. Justo a tiempo se acerca un don huaso y les dice que el parque de las palmas es propiedad privada y que no pueden entrar de ninguna forma. No hay excepciones. Los tripulantes se reúnen, se miran decepcionados, maldicen, y optan por un plan b que no tiene a las Palmas de Cocalán dentro de sus opciones. Usted no repita la triste historia de las Palmas de Cocalán. Usted, por favor, no lo haga.

Deja un comentario

Archivado bajo Recomendaciones: ¡Ir! / ¡Evitar ir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s